Enfermedad de von Willebrand, poco conocida y sin tratamiento adecuado | La Crónica de Hoy

Trastorno de la coagulación frecuente y molesto

La Enfermedad de von Willebrand (EvW) es el trastorno de la coagulación más común, que afecta a casi el uno por ciento de la población mundial.

Debido a que los síntomas son leves, se estima que 99 por ciento de quienes la tienen ni siquiera lo saben y por lo tanto no reciben tratamiento.

Esta situación que se calcula afecta a un millón de mexicanos, es poco conocida y puede ocasionar algún grado de daño articular a causa del nulo o ineficiente tratamiento que han recibido por años.

Síntomas como sangrado menstrual anormal, sangrado de las encías, hematomas, hemorragias nasales, erupción cutánea, sangre en la orina o en las heces, tendencia a la formación de hematomas (moretones) o hematomas abultados, entre otros, podrían indicar la existencia de esta enfermedad.

La Federación de Hemofilia de la República Mexicana consideró que hay subdiagnóstico en México porque existe una alta prevalencia de la enfermedad, ya que incluso es más frecuente que la hemofilia.

Aproximadamente una de cada 10 mil personas nace con hemofilia, y se estima que una de cada 100 personas tiene EvW.

Alfonso Quintero, presidente de la Federación de Hemofilia de la República Mexicana, expresó que el diagnóstico de la EvW es complejo y deberían realizarlo médicos especializados en el tratamiento de trastornos de la coagulación y químicos con conocimientos de las diferentes alteraciones que produce la enfermedad.

Sin embargo, el médico de atención primaria puede y debería intervenir para reconocer los signos y síntomas de la EvW, y referir a los pacientes con el fin de que reciban tratamiento adecuado, agregó.

Advirtió que sin el tratamiento adecuado, los pacientes podrían tener complicaciones como anemia, hinchazón y dolor, y en raras ocasiones muerte por sangrado.

Normalmente este trastorno de la coagulación no afecta la vida de la mayoría de las personas, excepto cuando ocurre una lesión grave, se requiere cirugía o se extrae un diente.