Las autoridades habían cerrado parcial y temporalmente la noche del martes el aeropuerto internacional de Amsterdam ante lo que posteriormente demostró ser una falsa alarma.

Un portavoz de los servicios de emergencia recogido por los medios declaró que la policía detuvo a una persona tras el incidente, que se registró alrededor de las 22.30 hora local (20.30 GMT) tras haberse detectado un “paquete sospechoso”, al parecer un equipaje.

El incidente movilizó a los equipos especiales de artefactos explosivos (EOD) y desplegó un fuerte aparato policial, con la ayuda de un robot.

El cierre parcial del aeropuerto no tuvo incidencia en las operaciones del tráfico aéreo, añadieron las fuentes.