• Desconfiar de encuestas, entrevistas o promociones comerciales y no proporcionar información personal a personas desconocidas.
  • Mantener comunicación constante con integrantes de la familia. Es importante saber en dónde y con quién están, así como la hora prevista de regreso al hogar.
  • Negar respuestas a peticiones de recomendación sobre familiares o amigos sin antes verificar plenamente la identidad de quien lo necesita.
  • Tener a la mano un directorio telefónico con los datos de cada integrante de la familia, vecinos, amistades y números de emergencia.
  • Indicar que se trata de un error y colgar cuando se reciba una llamada con el argumento de que minutos antes se recibió una llamada de su número y ello no sea cierto.
  • Contestar “¿Con quién quiere hablar?” ante la pregunta “¿Con quién hablo?”. Si no se obtiene respuesta, lo recomendable es colgar.
  • Evitar ingresar datos personales en computadoras de uso compartido.
  • Instalar un identificador de llamadas en teléfonos fijos.
  • Vaciar periódicamente la memoria del celular y utilizar una contraseña de ingreso, a fin de que en caso de robo o extravío, la información no pueda tener un mal uso.
  • Revisar la configuración de privacidad de cuentas en redes sociales y no publicar datos, fotos o videos en perfiles públicos.
  • Verificar la seguridad y seriedad de los portales de instituciones bancarias, gubernamentales y de compras por internet.
  • Rehusar a beber demasiado en sitios público o aceptar bebidas de desconocidos.

En el caso de familias con niñas, niños o adolescentes, se realizan las siguientes recomendaciones:

  • Poner mayor atención cuando se observen actitudes excesivamente cariñosas de algún familiar o conocido hacia sus hijos.
  • Evitar dejar a los menores solos en casa, menos aún si hay alguna persona ajena realizando algún servicio.
  • Asegurarse que las y los niños, especialmente los más pequeños, porten una tarjeta de identificación con su nombre, dirección y teléfono.
  • Escuchar a niñas y niños con detenimiento, pues es posible que expresen angustias, miedos y sentimientos hacia personas o lugares que les asusten o hagan sentir incomodidad.
  • Mantenerles siempre a la vista tanto en casa como fuera de ella, especialmente si son pequeños.
  • Pedirles que no hablen con personas extrañas y que no acepten en ningún caso invitaciones o regalos.
  • Procurar que memoricen su nombre completo, domicilio, así como números telefónicos de contacto.
  • Enseñarles a marcar los números de emergencia.
  • Concientizar a las y los adolescentes sobre la importancia de informar a dónde y con quién irán, así como de mantener siempre el celular prendido en caso de que cuenten con uno, o bien, el número telefónico del lugar al que acuden.