En la misma reunión académica, investigadores del Instituto Nacional de Pediatría (INP), de México, informaron que mientras la influenza llega a afectar a 10 por ciento de la población adulta en México, entre la población infantil esta infección ataca al 30 por  ciento de los niños por lo que Mario Acosta Bastidas, Jefe del Departamento de Urgencias del INP, indicó que es importante que toda la población se vacune.

“En este caso, todos los miembros de la familia deben ser inmunizados, porque de lo contrario es probable que uno de ellos pueda propagar la enfermedad”, puntualizó.

Por su parte, Leonardo Mancillas Adame, Endocrinólogo e Internista del Hospital Universitario de la Universidad Autónoma de Nuevo León, destacó que “durante las epidemias de influenza, las muertes por accidentes cardiovasculares aumentan 2.5 veces. El riesgo de hospitalización para los diabéticos es 6 veces mayor que el de los pacientes no diabéticos y la tasa de muertes es 1.7 veces mayor por neumonía e influenza que en la población general.

Mancillas Adame señaló también que debido al envejecimiento, el sistema inmunológico de los adultos mayores, particularmente en aquellos con más de 65 años, contribuye a aumentar el riesgo de contraer enfermedades como influenza.

“Se ha demostrado claramente que las infecciones por influenza en los adultos mayores pueden tener un desenlace en complicaciones como neumonía, exacerbaciones de enfermedades crónicas, hospitalizaciones y muerte. Por ello es tan importante vacunar a este grupo de edad”, señaló.

En términos epidemiológicos, Felipe Aguilar Ituarte, Gerente Médico de Vacunas de Sanofi Pasteur, recordó que la influenza es altamente contagiosa, ya sea por secreciones respiratorias, a través de pequeñas gotas de saliva que se dispersan al estornudar o toser, o por contacto directo.

“El riesgo individual de infección se incrementa por el efecto de proximidad con un número grande de individuos. Por ejemplo, en un vuelo comercial, un solo pasajero con síntomas pudo diseminar la enfermedad hasta al 72 por ciento de las personas a bordo; o un brote de infección por influenza A en un crucero puede afectar al 48 por ciento de los pasajeros en 2 días de exposición”, ejemplificó.

Avances regionales. En la primera jornada de trabajo de los dos congresos académicos que reúnen a infectólogos en Cancún, el doctor Abiel Mascareñas de los Santos, Presidente del Consejo de la Sociedad Latinoamericana de Infectología Pediátrica (SLIPE), destacó que las enfermedades infecciosas ocasionan más de una cuarta parte de las defunciones a nivel mundial.

“La OMS señala que se calcula que la inmunización previene cerca de 2 a 3 millones de muertes anuales, pero si se mejorara la cobertura mundial correspondiente, se podrían evitar otros 1.5 millones, y se estima que 19.5 millones de lactantes de todo el mundo aún no reciben las vacunas básicas”, indicó.

El experto recordó que aun cuando ha disminuido la circulación de muchos microbios patógenos establecidos en el continente, las enfermedades infecciosas tanto nuevas como tradicionales (por ejemplo, zika, chikungunya, dengue, entre otras) pueden aparecer o reaparecer periódicamente.

“Esto plantea diversos retos para los sistemas de salud, lo cual nos hace reunirnos en congresos de este tipo para revisar estrategias organizadas y eficaces de salud pública”, explicó.

 Crónica